Sajonia. La nueva apuesta de Bebidas del Paraguay S.A.

Sajonia Brewing Co.

Directivos y colaboradores de Palermo S. A. soñaron con oficinas propias durante varios años; hoy, el moderno edificio corporativo ya es una realidad. Inclusivo y amigable con el medioambiente, el flamante inmueble supera ampliamente todas las expectativas.

La nueva casa matriz de Palermo S. A., asentada en Elio Serafini 3615 c/ autopista Silvio Pettirossi (Luque), es donde ahora hacen oficina unos 145 colaboradores. Esta es una posición estratégica; colinda con otras ciudades de Central (San Lorenzo, Limpio y Mariano R. Alonso) y está a minutos del nuevo eje financiero de Asunción, agilizando el traslado del staff de ventas.

La compañía ya había adquirido el inmueble en el 2008, como parte de un proyecto de inversión. “Cuando iniciamos la búsqueda de posibles lugares donde construir, surgió el predio como fuerte candidato debido a su buena ubicación; además de contar con varios tinglados en buen estado”, detalla Gloria Gracia, Gerente Administrativa de Palermo S. A.

La casa propia siempre estuvo en la hoja de ruta de la compañía y del Grupo. “Es un edificio pensado por una exitosa empresa paraguaya, diseñado y construido por profesionales paraguayos para ajustarse a las necesidades de los paraguayos. Agradezco la confianza de los directivos e inversores. Esta obra será motivo de mucho orgullo, tanto para Palermo S. A. como para el Grupo Cartes”, expresa Osvaldo Salum, Gerente General de la firma.

Además de amplias oficinas, cada piso tiene:
  • Una sala de reunión
  • Baños sexados
  • Una kitchenette
El área común dispone de:
  • Un estacionamiento
  • Un quincho
  • Una cancha con pasto sintético
  • Un gimnasio
  • Una sala de lactancia
  • Una enfermería
  • Un comedor
  • Una laguna bordeada por un sendero para caminar
  • Dos espejos de agua, a modo de reservas contra incendios

Para depósitos: la nueva sede corporativa incluye un centro logístico que alberga tres tinglados, los que suman un total de 4 000 m2 .

En números:
  • Superficie del terreno: 11 372 m2
  • Superficie construida: 5 800 m2
  • Pisos: tres
Diseño inclusivo y amigable con el medioambiente

Las constructora Jiménez Gaona y Lima y el estudio de arquitectura Ruggero-Zarza fueron escogidas para la ejecución del proyecto, por el alto reconocimiento y la amplia trayectoria de la que gozan ambos. Un total de 260 personas prestaron su fuerza laboral durante toda la obra.

Más allá de la comodidad, los directivos de Palermo S. A. apuntaban a un concepto inclusivo y amigable con el medioambiente. Así, los proyectistas la diseñaron de modo a que sea accesible para las personas con discapacidad, y al mismo tiempo, compatible con la naturaleza adyacente.

A fin de poner en relación la tradición constructiva y material con los requerimientos de innovación actuales, el diseño incorpora estructura y adecuación al lugar, buscando la síntesis entre forma y necesidad”

Arq. “Tona” Zarza de Ruggero.

Sobre la accesibilidad, el Ing. Residente Diego Careaga puntualizó: “Todo el edificio Palermo es inclusivo, porque cuenta con acceso diferencial para personas con discapacidad; rampas de ingreso a elevadores y al quincho. Cada piso tiene también baños especialmente diseñados en respuesta a todo tipo de particularidades, además de enfermería y sala de lactancia”.

Igualmente, el recinto ofrece estacionamiento preferencial, señalizaciones y mapas de ubicación en la entrada principal.

La instalación de dos sistemas de ahorro de energía eléctrica y equipos de refrigeración VRV (volumen de refrigeración variable), de alta eficiencia y que funcionan con gas ecológico; convierten a la nueva casa de Palermo en un espacio íntegramente amigable con el medioambiente, en términos de sostenibilidad.

Asimismo, la gran estructura de hormigón (parasol), que cubre la fachada lateral, actúa como cortina térmica; es decir, regula el calor y minimizando el uso de aires acondicionados.

Se utilizaron revestidos y cielorrasos, cuyas especificaciones técnicas garantizan la sustentabilidad, porque son de alta durabilidad y precisan muy poco mantenimiento.

Ing. Careaga

La fachada vidriada cede paso a la luz natural. “Colocamos artefactos lumínicos ‘dimerizables’ para ahorrar energía eléctrica, ya que disminuyen su potencia de acuerdo con la intensidad de luz natural que entra a la sala”, dijo.

La obra posee una planta de tratamiento de efluentes compacta conectada con un tanque de impulsión, al que llegan los desechos por efecto gravitacional. Allí se opera un sistema de filtros plásticos con microorganismos que digieren los componentes biodegradables. El resultado es agua sin color ni olor, en cumplimiento con los parámetros legales. Tras una desinfección por clorado, el líquido resulta listo para su disposición final.

Write a comment