HC Innovations

Cuando se trata de elevar el destino de una nación, el compromiso y la oportunidad nos llega a todos. Es hora de salir a la cancha y empezar a jugar el partido.

Estaban a punto de salir de las oficinas de Yissum, en la zona oeste de la ciudad de Jerusalén. Horacio estaba apurado.


Subió al auto. El chofer le saludó con un gesto, agarró un periódico que estaba en el asiento del acompañante y lo abrió justo encima del volante, bloqueando su visual. Luego miró su reloj y dijo:
10 more minutes.


El chofer siguió leyendo el diario, mientras el auto se manejaba solo hasta Beit Aghion.


El Horacio de la historia era por supuesto, Horacio Cartes, quien miraba divertido toda la escena. Un empresario y emprendedor de raza, como él, valoraba no solo el invento, sino también la teatralidad con la que se le había presentado.


La tecnología que permitía esta escena fue originada en la Universidad Hebrea de Jerusalén y desarrollada por Yissum, su centro de transferencia tecnológica.


Horacio, fiel creyente de su país, comenzó a soñar en ese mismo momento con la posibilidad de que Paraguay también pueda aportar ese tipo de innovaciones al mundo. Entendía que el camino era largo, la brecha entre el Paraguay y los países tecnológicamente más avanzados era muy amplia, pero la idea ya había prendido en su
cabeza, y no importaba qué tan grande o quijotesco pareciera el desafío, Horacio ya había decidido transitar ese camino.


Tiempo después, Horacio empezó a darle forma al proyecto. Su intención de seguir aportando a la construcción del país “desde el lugar que me toque”, lo movió a contactar con la gente de Yissum para empezar a darle forma a su sueño.


Fueron Albert Einstein, Jaim Weizman y Martin Buber, entre otras personas destacadas, quienes lideraron el proyecto y recorrieron el mundo buscando apoyo para poder construir la universidad. En 1924 lograron su cometido y se empezó a erigir en el Monte Scopus la Universidad Hebrea de Jerusalén. Recién 24 años después nacería el Estado de Israel.


El Monte Scopus es el pico más alto de las siete colinas sobre la que está edificada la ciudad de Jerusalén. Aunque no es el sitio más práctico para edificar un campus universitario, la decisión se tomó para dar un mensaje muy claro: la educación debía estar en lo más alto, por encima de todo. El conocimiento sería la herramienta más importante para lograr una nación próspera y un Estado exitoso.

Horacio, fiel creyente de su país comenzó a soñar en ese mismo momento con la posibilidad de que
El Paraguay también pueda aportar ese tipo de innovaciones al mundo.

 

La decisión de Horacio fue coherente con su propia historia y con su manera de encarar los desafíos. Apuntando siempre alto y buscando que el pragmatismo oriente el paso a paso, resolvió dar inicio a una sociedad estratégica con Yissum, que incluye becas para las grandes mentes paraguayas capaces de ayudarnos a cerrar la brecha, importar innovaciones al país, pero principalmente, llevar problemáticas nacionales a Yissum, para articular nuevas soluciones y otra manera de pensar los retos locales.

Así nace HC Innovations; el camino recién comienza, pero es tan amplio y potencialmente transformador, que las posibilidades son infinitas y solo están limitadas por el esfuerzo y la imaginación.

Empezó como un sueño de Horacio por las milenarias calles de Jerusalén, hoy este sueño está tomando forma en Paraguay.